Actividades en San Cristóbal de Las Casas

Este destino ofrece al visitante la naturaleza de sus alrededores, donde el turista podrá tener la oportunidad de practicar algunos de los más aventurados o más relajantes paseos.

Espeleísmo

En los alrededores de San Cristóbal de Las Casas se puede aventurar a observar y explorar las formaciones caprichosas de estalactitas y estalagmitas, las pilas naturales de agua o la galería de piedra, dentro de las grutas que se forman en la Cascada El Chorreadero, a 60 km de distancia, entrando por la Carretera No. 190.

Más cerca quedan la Reserva Ecológica de Rancho Nuevo y El Arcotete, a 10 y 4 km. de San Cristóbal de Las Casas, respectivamente. En el Rancho Nuevo hay una gruta compuesta por cavidades de más de 10 km. de longitud y 550 m. de profundidad, se trata de un amplio corredor natural adornado con impresionantes formaciones rocosas. El Arcotete es una roca en forma de arco, esculpida por el paciente movimiento de las aguas del río.

Rappel

En las paredes de la Cascada El Chorreadero, a una hora de San Cristóbal de Las Casas, se desarrollan actividades de rappel, a la vez que se contempla la caída del agua o se baña en sus albercas naturales.

En El Arcotete, a sólo 4 km. de distancia, las paredes de esta formación rocosa, permiten practicar la escalada y el rappel en alturas de hasta 35 metros. Está abierto todos los días de 9:00 a 17:00 hrs.

Ecoturismo

Hay dos reservas ecológicas importantes y cercanas a San Cristóbal de Las Casas: Huitepec y Rancho Nuevo, a 11 y 10 km. respectivamente. En Huitepec pueden darse paseos por un bosque de clima frío donde la niebla se hace presente, y contemplar distintas especies de aves, roedores, anfibios y reptiles. Está abierto al público de martes a domingo de 9:00 a 16:00 horas.

En Rancho Nuevo, además de practicar el espeleísmo, pueden realizarse paseos a caballo o actividades recreativas. Está abierto de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas. En El Arcotete puede realizarse un paseo al bosque entre preciosos pinos, encinos y cipreses, habitados por ardillas, chachalacas y correcaminos.